Durabilidad

  • Durabilidad
    La historia de VMZINC es la de una tradición de más de 170 años. Una historia que perdura siglo tras siglo y proyecta la imagen de un metal noble, duradero y robusto con una durabilidad y una maleabilidad excepcionales.
  • Resistencia a la corrosión
    El paso del tiempo no afecta al zinc, que es naturalmente resistente a la corrosión. Se protege desarrollando una capa natural llamada pátina (de tono gris claro) que se forma entre 6 meses y dos años después de su colocación según el clima, la exposición de la zona y la agresividad de la atmósfera. Esta capa protectora le confiere su gran longevidad: de 50 a 100 años según el tipo de atmósfera.
  • Pátina autoprotectora
    La presencia de dióxido de carbono (CO2), en atmósfera natural renovada y en presencia de agua (H20), provoca esta reacción en la superficie del metal. Está constituida por dos partes:

    • Una primera capa muy densa, en contacto con el zinc, insoluble en agua formada por cristales muy compactos, constituida por carbonato básico de zinc, que protege el zinc deteniendo los intercambios entre el zinc y el oxígeno del aire.
    • Una segunda capa de grosor muy variable, mucho menos adherente y muy porosa, constituida por óxido o hidróxido de zinc. Desempeña un papel menos importante pero sin embargo útil, ya que permite neutralizar la acidez de las lluvias y de los efluentes que fluyen sobre el zinc.
  • Mantenimiento
    Además de su largo ciclo de vida, el zinc no requiere ningún mantenimiento particular. De hecho, el zinc sigue desarrollando una capa protectora a lo largo de toda su vida útil que corrige las imperfecciones y los arañazos.
  alt

alt