El zinc laminado es un material duradero


Los productos de zinc laminado empleados en la construcción tienen una vida útil muy larga, debido a la característica autoprotectora del zinc. En Europa, contamos con muchos ejemplos de cubiertas de zinc renovadas después de un centenar de años de servicio continuo.

Actualmente se comprenden las razones de esta longevidad:

Etapa 1 Etapa 2
alt alt

La superficie del zinc metálico reacciona con el oxígeno del aire (O2) en presencia de agua (H2O) formando hidróxido de zinc (Zn(OH)2).

El hidróxido de zinc reacciona con el dióxido de carbono (CO2) presente en el aire formando hidroxicarbonato de zinc (2ZnCO3.3Zn(OH)2), que es el principal componente de la pátina.


La pátina forma una capa a la vez compacta, adherente e insoluble en agua, que impide cualquier nuevo intercambio entre el oxígeno y el zinc, controlando al mismo tiempo la velocidad de corrosión del zinc laminado, que se mantiene a un nivel reducido.

Pero, pese a todo, la longevidad del zinc puede verse afectada por algunos contaminantes ácidos que aumentan la velocidad de corrosión. El principal contaminante es el dióxido de azufre (SO2). Reacciona con la pátina formando sulfato de zinc (ZnSO3 + ZnSO4), que es soluble en agua y por tanto, arrastrado por la lluvia.

En algunas fábricas, las instalaciones de calefacción central de fuel-oil o los vehículos producen dióxido de azufre. Por tanto, la velocidad de corrosión del zinc es más elevada en un medio urbano o industrializado que en un entorno rural.

Afortunadamente, desde los años 1970, la contaminación atmosférica por SO2 está considerada como un problema medioambiental de primera importancia. Los legisladores europeos y de otros continentes han reforzado sus legislaciones contra este tipo de contaminación, lo que tiene como resultado una reducción general de la concentración de SO2 en la atmósfera y una reducción aún más radical en las zonas especialmente contaminadas como las ciudades y las zonas industriales.


En consecuencia, la velocidad de corrosión del zinc laminado ha disminuido considerablemente en el transcurso de la segunda mitad del siglo XX.

alt

Actualmente, la velocidad de corrosión del zinc laminado es generalmente de 1(¹) µm/año. Para un grosor inicial de 0,7 mm y una velocidad de corrosión principal de 1(¹) µm/año, vemos que la esperanza de vida útil del zinc laminado es superior a un siglo. Esta esperanza de vida ha aumentado en el transcurso de las últimas décadas y debería seguir progresando en los próximos años.

(¹)"Environmental effects of zinc run-off from roofing materials of different ages as a result of atmospheric corrosion" - I.Odnevall Wallinder, P.Verbiest, C.R.Janssen and C.Leygraf - 14th International Corrosion Congress, 16 sept - 1 Oct 1999, Ciudad del Cabo, Sudáfrica.