Reducido mantenimiento

Gracias a la pátina autoprotectora que se forma en su superficie cuando se expone a la atmósfera, el zinc laminado ofrece una larga vida útil y no requiere ningún mantenimiento particular.

La aparición de la pátina corrige las imperfecciones o los arañazos.