Ojos de buey y lucernarios

Aunque las ventanas de ojo de buey y lucernarios aparecieron alrededor del siglo XVIII para ventilar buhardillas, no fue hasta el siglo XIX cuando llegaron a ser generalizadas, sobre todo en los edificios de las grandes ciudades en los que se construían áticos. Las ventanas de ojo de buey y lucernarios presentan varios estilos y formas consiguiendo embellecer la majestuosidad de las cubiertas de las residencias de época y edificios de prestigio.
 

Ojos de buey


 

Lucernarios